CAUTIVERIO DEL REY AL-MU´TAMID EN AGHMAT

 
 
CAUTIVERIO DEL REY AL-MU´TAMID EN AGHMAT
 
Por Elisa Simon 
 
 
 
 
Cuatro fueron los años de prisión del rey al-Mu´tamid. Para saber cómo llegó a esa penosa situación debemos repasar un poco la historia.
En el año 1085 al-Andalus se quebró por el centro, cuando el rey de León Alfonso VI tomó la taifa de Toledo. Un enorme trastorno supuso la pérdida de ese territorio, porque la frontera andalusí bajó desde la línea del Duero hasta la del Tajo. La fuerza cada vez mayor del ejército leonés ponía en graves apuros a los reinos taifas, quienes por su parte, eran poco proclives a unir sus fuerzas, buscaron apoyo militar en el cada vez más consagrado Imperio Almorávide del norte de África.

 

Su líder era Yusuf ibn Tashfin. Pero, ¿quiénes eran los almorávides? Para sintetizar diremos que eran tribus del Sahara que seguían las doctrinas de su líder espiritual Ibn Yasin. Sus seguidores vivían en ribat o convento-fortalezas hasta que decidieron expandir su filosofía a todos los rincones del Magreb. Unieron así a casi todas las tribus bereberes bajo una misma bandera, la Almorávide.
Mientras tanto, en al-Andalus, los príncipes taifas sufrían razzias y pagaban parias a los cristianos, pero todo parecía insuficiente. Incapaces de unir sus fuerzas, los gobernantes buscaron apoyo militar en el exterior, entre sus hermanos de religión, los Almorávides.
Comenzó así una relación política y militar entre al-Andalus y el Imperio Almorávide del Magreb. En dos ocasiones prestaron apoyo militar efectivo para luchar contra los cristianos del norte. Finalmente, viendo la desastrosa y peligrosa situación en que se encontraba al-Andalus, Yusuf ibn Tashfin, siguiendo los consejos de los alfaquíes, decidió destronar a los príncipes taifas.
 
 
Cruzó una tercera vez el estrecho en el año 1090. Después de enviar al exilio a los gobernantes de Granada y Málaga, avanzó con su ejército poco a poco hasta llegar a las puertas de Sevilla. La ciudad, sufrió un asedio y un ataque final encarnizado, donde el rey al-Mu´tamid salió al combate buscando una muerte heroica. Todo fue en vano, lloró por sus hijos muertos y se vio forzado a rendirse. Corría el mes de septiembre del 1091.
Yusuf dio orden de destierro. Encadenado y acompañado de gran parte de su familia, entre ellos Itimad, los hijos e hijas pequeñas, y el príncipe heredero ar-Rashid, fue enviado al Magreb como prisionero. La población, conmocionada aún por el sangriento asalto, se acercó al muelle de la sal para despedir al que fue su
señor. El poeta amigo del rey al-Mu´tamid, Ibn al-Labbana lo describió así:
 
 
“Olvidaré
todo, salvo la mañana del Guadalquivir,
En
la que los miembros de la familia principesca
Estaban
en los navíos como cadáveres en sus tumbas.
El
pueblo se agolpaba en las dos orillas y
Contemplando
con asombro esas perlas flotando
Sobre
la espuma del agua.
Los
velos de las mujeres bajados,
Hacían
que las doncellas no tuvieran escondido el rostro
Y
sus faces se desgarraban como se hubiera hecho con mantos preciosos.
Cuando
llegó el momento de los adioses,
Mujeres
por las que lo hubieran dado todo
Y
hombres prestos a sacrificar su vida,
Lanzaban
gritos desgarradores.
Los
navíos partieron acompañados de lúgubres lamentos
Como
camellos a los que el camellero, cantando, empuja hacia adelante.
¡Cuántas
lágrimas corrieron hacia el río!
¡Cuántos
jirones de corazones se llevaron aquellas galeras! “
 
 
Aquellas galeras llegaron al puerto de Tánger, donde la presencia del rey atrajo a los poetas tangerinos. Conocida es la anécdota de al-Husri, quien le dedicó unos versos al rey esperando una recompensa generosa. Al-Mu´tamid sólo pudo darle unas cuantas monedas que tenía escondidas en el zapato. 
 
El viaje continuó hacia Meknés, donde permaneció un tiempo y donde coincidió con otro rey taifa destronado, Abd Allah de Granada.
Finalmente, un duro y penoso trayecto en una incómoda caravana lo condujo hasta la ciudad de Aghmat, que está situada a unos 30 km al sur de Marraquech en el valle del Ourika y al pie del Atlas.
El rey al-Mu´tamid llegó a esta ciudad que gozaba de gran apogeo y servía aún de cuartel general de los almorávides. Los geógrafos la describen como una ciudad próspera, un territorio bien acondicionado gracias a un intensivo aprovechamiento agrícola a través de la irrigación y un fructífero comercio caravanero. Aghmat disponía de una fuerte moneda de oro acuñada localmente, el dinar almorávide. Yusuf había fundado ya la nueva capital almorávide, Marraquech, y pronto toda esa opulencia se trasladaría a esa ciudad, quedando Aghmat poco a poco en el olvido.
A esta ciudad de Aghmat arribó el depuesto rey al-Mu´tamid, donde fue recluido en una fortaleza junto a otros presos, donde comenzó su duro cautiverio, a lo largo del cual desarrolló una inspiración poética aún mayor si cabía.
Versos derramando lamentos, lágrimas, añoranza de Sevilla y sus palacios, suspirando deseos y sueños. En rima brotaban palabras llenas de sentimiento, el
dolor y la frustración al ver a sus hijas pequeñas sin zapatos, al ver la mirada triste y apagada de Itimad, y los harapos que vestían sus hijos.    
Su familia permaneció en Aghmat, junto al rey, al que visitaban con frecuencia. Itimad y sus hijas e hijos sobrevivían como podían realizando trabajos de hilandera. Los hijos mayores, como ar-Rashid, se ganaban la vida como escribas o copistas en Marraquech. La angustia por los hijos de los cuales no sabía nada oprimía el corazón del rey cautivo. El rey poeta recibió visitas de sus amigos y cortesanos, como su buen y fiel amigo ibn al-Labbana o Ibn Hamdis, con los que desahogaba su dolor, expresado de esta manera: 
 
 
Yo
era el aliado del rocío
el
señor de la tolerancia
amado
por las almas y
los
espíritus.
Mi
mano derecha era generosa
el
día del regalo
y
cegaba la vida
el
día del combate.
Mi
mano izquierda sujetaba las riendas
que
lanzaban los caballos
al
campo de batalla
Y
hoy, soy rehén de las cadenas
y
la pobreza, preso, deshonrado,
ave
de alas rotas.
Sin
responder
 a las súplicas de la gente que viene a mi.
ni
a los que piden el día del perdón.
La
alegría que conocíste
se
ha vuelto tristeza
y
las penas han apresado mi optimismo.
Mírame,
es penoso para los ojos,
mientras
que antes
era
una alegría para la vista.
 
 
Una alegría recibió al-Mu´tamid cuando supo acerca de su hija Butayna. Ella había desaparecido cuando el alcázar fue asediado por los almorávides. Butayna fue hecha prisionera y vendida como esclava a un comerciante de Sevilla. Éste se la regaló a su hijo, quien demostró ser honesto y casto. Ella le exigió que para
poseerla debían estar casados y con el consentimiento de sus padres.
De esta manera, Butayna trazó un lindo poema donde le cuenta a su padre lo que le había ocurrido y le pide su bendición para contraer matrimonio. Aquel poema lo llevó en mano su prometido. El rey e Itimad, se alegraron dentro de las circunstancias, dieron su aprobación y bendición para su hija. El prometido regresó a al-Andalus con el contrato matrimonial firmado por el que fuera rey de Sevilla.
Estando en aquella fortaleza junto a los otros reclusos, había algunos con dotes poéticos, que pronto se acercaron al rey al-Mu´tamid para al menos, alegrar su espíritu con algunas improvisaciones en verso. El rey le dedicó un poema cuando aquellos poetas reclusos fueron liberados.   
Unos años más tarde, otra noticia causó gran tristeza en el corazón del cautivo. Su hijo Abd al-Yabbar se había quedado en al-Andalus y encabezó un ejército con la intensión de recuperar el trono para su padre. Se enfrentó a los almorávides y
durante dos años los combatió desde su cuartel general en los castillos de
Montemayor y Arcos en la sierra de Cádiz.
Este suceso tuvo consecuencias directas para el bienestar del rey en prisión. Se ordenó su refuerzo de cadenas y las visitas fueron prohibidas. La angustia del rey se hacía insoportable. El temor por la vida de su hijo, la falta de comunicación con los suyos y las heridas que le causaban las cadenas en sus tobillos y muñecas, le hacían desear la muerte.  
Malas noticias llegaron en el año 1095, cuando supo que Abd al-Yabbar había sido alcanzado por una flecha almorávide. Ya no tenía más lágrimas para llorar a otro hijo muerto. Se sumó a este dolor una gran aflicción cuando su esposa Itimad cayó enferma. Logró enviar un mensaje al gran médico ibn Zuhr, que casualmente estaba en Marraquech. Parece ser que asistió a Itimad pero no pudo salvar su vida. Itimad murió solo una semana después de la muerte de una de sus hijas mayores.  El rey por su parte, no pudo soportar ya más dolor, según parece estaba aquejado de una enfermedad y murió tan solo unos meses después de su amada Itimad. Corría el mes de Octubre del año 1095. El siguiente poema refleja la añoranza del rey por Sevilla y el deseo de ser enterrado allí.  
 
 
Quisiera
saber,
si
pasaré otra noche
en
aquel jardín, junto a aquel estanque
entre
olivares, herencia de grandeza,
el
forcejeo de las palomas
y
el trinar de los pájaros.
 
En
el palacio de al-Zahir,
bajo
la lluvia de primavera,
respondiendo
a los giños
de
la cúpula de al-Turayya
mientras
que el alcazar de al-Zahir
con
su sombra y su luz
nos
lanza una mirada
de
amante que espera
 
No
sé, si es fácil o difícil
de
conseguir ,pero
la
voluntad de Dios
se
acepta.
 
Ojalá,
Dios decida
que
muera en Sevilla
y
que Él abra allí
mi
tumba, el último día.
 
 
Desde entonces y hasta hoy día, los incondicionales del rey al-Mu´tamid de Sevilla, visitan su tumba en Aghmat. Grandes personajes de la historia de al-Andalus así lo hicieron, como el visir Ibn al-Jatib, el cronista al-Maqqari, el padre de la patria andaluza, Blas Infante, que dijo “el rey no ha muerto, duerme aún…”  y muchos otros historiadores, políticos, geógrafos, periodistas, ensayistas, etc.
En 2010, la Asociación Amigos del Legado Andalusí, realizó un viaje a Aghmat para rendir su segundo homenaje al rey al-Mu´tamid, formé parte de aquel grupo de amantes de al-Andalus y le escribí una carta al rey de Sevilla. Aquí dejo un
fragmento de la misma…  
“Rey al-Mu´tamid, a medida que se acercaba la fecha para venir a rendirte homenaje mi inspiración se esfumaba. Ya te había escrito unas cuantas páginas, pero las he descartado todas.
Procedo de tierras lejanas allende el mar de las tinieblas. El destino me trajo a
Sevilla, donde te conocí. Los muros ocultos de Qasr al-Mubarak me contaron de
ti, el  sahn de ibn al-Adabbas te recuerda con cariño, el wadi el-kebir, sigue majestuoso su curso y aún te llora,  ax-Xaraf sigue presumiendo de
herencia de grandeza y la cúpula de al-Turayya se impone en el horizonte.
Te conocí a través de la pasión que sentías y expresabas por los que amaste con
locura y seguramente aún amas.
Conocí a la Gran Señora de Sevilla, gracias a tus versos donde plasmabas su mirada, su magia, su encanto y su fragancia. 
Gracias a ti, conocí a ibn Ammar entre los muros rojizos del palacio de las Varandas de Silves, donde aún parece escucharse las risas festivas entre copas de cristal. Te conocí por la amargura de tus lágrimas derramadas por tus hijos muertos. Pienso que no hay dolor igual.
Conocí tu sensualidad envuelta en delicadas sedas finas, en el sabor del vino fresco,
en el retozar con blancas gacelas, en el balanceo de una barca en un recodo del río, en el calor de las estrellas y la sonrisa de la luna.  
Elisa Simon
NOTA: 

La música que acompaña el video pertenece a “La Llamada de Al-Andalus” Ensemble de Eduardo Paniagua, Pneuma. 
1.- Nawá Shanbar. Andalusí de Túnez. Eduardo Paniagua. 
2.- Oh cria de gacela… Cálamus, Begoña Olavide, Eduardo Paniagua. 
3.- Las noches del encuentro. Eduardo Paniagua
4.- Twishya Isbihan. Eduardo Paniagua


Las fotos del día de homenaje al rey al-Mu´tamid pertenecen a mi amigo Rafael López, miembro de la Asociación de Amigos del Legado Andalusi, que tuvo la generosidad de suministrarme todas las fotos de aquel lindo día. Gracias Rafael ! 


La
Asociación de Amigos del Legado Andalusi
de Sevilla, es una
asociación cultural sin ánimo de lucro, aconfesional y apolítica, que se dedica
a la difusión de la historia de al-Andalus en todos los campos. Así mismo, los
asociados buscamos y disfrutamos de las huellas andalusíes allí donde se
encuentren. Su presidente es Mario José Mañas López y un muy querido amigo personal
al igual que su esposa Rosa.

 
 
BIBLIOGRAFIA:
–         
al-Mu´tamid y
los Abadíes, el esplendor del reino de Sevilla. Pilar Lirola Delgado. Editado
por la Fundación Ibn Tufayl de Estudios Árabes.
–         
Al-Mu´tamid,
Poesía. Antología traducida por Miguel José Hagerty. Editado por Antoni Bosch.
–         
Al-Mu´tamid Ibn
Abbad, Poesías. Antología bilingüe por María Jesús Rubiera Mata. Instituto
Hispano-Arabe de Cultura
–         
Traducción de
los dos poemas en versión del profesor Rafael Valencia, tomados de muchas de
sus conferencias a las que tuve el gusto de asistir.
–         
Los Almorávides.
Jacinto Bosch Vilá. Universidad de Granada, colección Archivum.
–         
El siglo XI en
1º persona. Las memorias de ´Abd Allah, útlimo rey zirí de Granada, destronado
por los almorávides (1090). Traducidas por E. Levi-Provençal y Emilio García
Gomez. Alianza Editorial.
–         
La Sevilla
Islámica. Historia de Sevilla, Jacinto Bosch Vilá. Universidad de Sevilla.
–         
Historia de
España, Ramón Menéndez Pidal tomo VIII/2 editorial espasa-calpe  
(Visited 77 times, 1 visits today)
Elisa Simón

Soy argentina y vivo en España, desde que llegué me cautivó su historia andalusí. Desde entonces leo, estudio y aprendo cada día acerca de este fascinante período de la historia.

1 Comment
  1. Hola Elisa,

    pasaremos a finales de mes por Aghmat camino de Ifni. Me encanta la crónica que has escrito. Se la daré a mis compañeros de viaje para que la lean según vayamos saliendo de Marrakech. Te quería preguntar si es fácil de encontrar la tumba al llegar a Agmat

Leave a Reply

Your email address will not be published.

 

 

Síguenos en las redes sociales

[icon type=”fa-facebook” size=”icon-3x” url=”https://www.facebook.com/DeAlAndalusASefarad/” box=”true”] [icon type=”fa-instagram” size=”icon-3x” url=”https://www.instagram.com/dealandalusa/?hl=es” box=”true”] [icon type=”fa-youtube” size=”icon-3x” url=”https://www.youtube.com/channel/UCZwTW11Pm0qRpRC1D89Yi_g” box=”true”]